Odontología estética (restauradora)

La odontología estética es el campo en el que el dentista se ocupa del embellecimiento del “aspecto exterior” y por lo tanto ofrece soluciones para los pacientes que no están satisfechos con la forma, la posición o el color de sus dientes. Sin embargo, muchas personas tienen dudas, en parte por el miedo al dentista, por la idea de que los costes son muy altos, o simplemente porque no conocen las soluciones disponibles.

Disponible para todo el mundo

La odontología estética con “dientes blancos como perlas” y una “sonrisa radiante” como resultado ya no está exclusivamente reservada para las estrellas de cine. Al contrario. Esta forma de odontología ha experimentado un gran desarrollo en los últimos años, por lo que se han desarrollado todo tipo de técnicas que son accesibles para todo el mundo (también, y sobre todo, financieramente). Además, tampoco es necesario someterle a tratamientos dolorosos para conseguir una sonrisa resplandeciente y mejorar su confianza en sí mismo.

Sonrisa resplandeciente

Entre las técnicas y soluciones que se utilizan comúnmente en odontología estética están la colocación de coronas (completas) de cerámica (no metálicas) y la colocación de carillas. Pero también la corrección de las encías, la sustitución de la amalgama gris por empastes blancos y el blanqueamiento dental. Todas ellas son actividades que realizamos casi a diario. Además, en la aplicación de la odontología estética también tenemos en cuenta los aspectos funcionales de la dentadura. El paciente tendrá siempre garantizado el mejor resultado.

Además, en la aplicación de la odontología estética también tenemos en cuenta los aspectos funcionales de la dentadura. El paciente tendrá siempre garantizado el mejor resultado.

Acordaremos con usted cuáles son las mejores opciones.

Las coronas y los puentes pueden ser una solución si ha perdido usted una gran parte de sus dientes o molares, si sus empastes son demasiado grandes, o para proteger contra la rotura, por ejemplo después de un tratamiento del conducto radicular, pero también para mejorar la funcionalidad de su dentadura o su apariencia. Por ejemplo, en caso de una coloración intensa o de dientes y molares mal formados.

Una corona es una cubierta que se coloca sobre el diente o el molar propio limado y que se apoya sobre la propia raíz del diente. Una corona puede estar hecha de diversos materiales. Entre ellos, totalmente de oro o una combinación de oro (u otro material) con lo que es, en apariencia, una capa de porcelana del color del diente. Estos materiales se utilizan desde hace bastante tiempo. Sin embargo, las técnicas siguen avanzando, de modo que ahora es posible fabricar coronas completamente porcelánicas y también coronas de circonio (libres de metal). La última novedad es una corona de porcelana con base de circonio.

El núcleo de circonio hace que estas coronas sean resistentes y duraderas. Debido a que tanto la porcelana como el circonio son translúcidos, estas coronas tienen un aspecto muy natural y son difícilmente distinguibles de los dientes reales. Por lo tanto, se utilizan principalmente en el área de la estética (visual) de los dientes.

Las coronas de circonio se producen utilizando un sistema CAD-CAM y son acabadas a mano de forma individual en el laboratorio. Podemos determinar la forma, el color y la posición de acuerdo a sus deseos.

Póngase en contacto con nosotros para conocer más información acerca de estas opciones y las mejores soluciones para su caso.

Una carilla es un material de relleno de composite o una cubierta de porcelana del color del diente. Se coloca en la parte frontal de los dientes a fin de cambiar su color, forma y posición y mejorar su apariencia. Y por último pero no menos importante, se aplica sin dolor. Mediante el uso de carillas, también podemos rellenar las grietas entre los dientes, reparar los bordes mellados, devolver a los dientes de color amarillo o marrón su color blanco y enmascarar los dientes torcidos.

El precio

El precio de una carilla dependerá del material utilizado. El coste de un revestimiento de composite es significativamente más bajo que el de un revestimiento de porcelana. Sin embargo, una carilla de porcelana sigue en perfecto estado durante más tiempo y es menos sensible a la corrosión que una carilla de composite.

Para una carilla de composite, por lo general no es necesario limar tanto su diente como para una carilla de porcelana. También se consigue un resultado directo, porque una carilla de composite se coloca en un solo tratamiento, en la consulta del dentista. Podemos combinar varios colores entre sí, y ajustar la forma in situ.

Por el contrario, una carilla de porcelana se realiza en un laboratorio dental (indirectamente). También tiene que visitar nuestra consulta dos veces. Esto explica en parte el mayor coste de una carilla de porcelana.

Por el contrario, una carilla de porcelana se realiza en un laboratorio dental (indirectamente). También tiene que visitar nuestra consulta dos veces. Esto explica en parte el mayor coste de una carilla de porcelana. El color de una carilla de porcelana se determina sobre la base de una muestra de color. Después de limar el diente, hacemos una impresión del diente que va al laboratorio. Entonces se realiza su carilla (se moldea) según la forma deseada. Colocamos la carilla en nuestra consulta en un segundo tratamiento. Si posteriormente la forma o color no son correctos, tendremos que hacer una nueva carilla en el laboratorio.

Obviamente, determinamos en consulta con usted cuál es el tipo de carilla más apropiado para su situación.

Observaciones

En algunos casos, ya no es posible colocar una carilla en un diente; por ejemplo, en el caso de dientes que han sufrido ya demasiadas restauraciones. En tal caso, es más resistente una corona de porcelana. Una corona de porcelana no se puede distinguir de la pieza real. Ofrece un aspecto totalmente natural. Podemos determinar la forma, el color y la posición de acuerdo a sus deseos.

En nuestra consulta, utilizamos diversos tipos de empastes. Principalmente, empastes de composite (empastes blancos), pero también empastes de ionómero de vidrio, para una restauración temporal, por ejemplo, para el tratamiento del conducto radicular.

Los empastes de composite están compuestos de una resina artificial, un aglutinante y un relleno inorgánico, por ejemplo vidrio. Por lo tanto, no contienen metales, son sólidos y duraderos y son materiales muy avanzados, además de sus propiedades estéticas. De esta forma, los rellenos blancos no son apenas visibles.

Nosotros utilizamos composite de las mejores calidades disponibles en este momento, incluyendo también nanocomposite, el avance más reciente en este campo. A menudo también trabajamos con una combinación de diferentes tipos de composites, con el fin de obtener una conexión perfecta del empaste al diente o a la muela. Por ello, posteriormente apenas sentirá dolor. Debido a que sólo utilizamos la mejor calidad, le garantizamos un resultado estético y duradero.

El color de sus dientes viene determinado por factores hereditarios, pero puede cambiar debido a diversas influencias (por ejemplo, café, nicotina) y causas (incluyendo la edad). Por lo general, se vuelven más oscuros. Usted puede devolver a sus dientes un tono más claro mediante el blanqueamiento dental.

Blanqueamiento externo sobre dientes vitales

Existen diferentes métodos de blanqueamiento externo. Podemos realizar el blanqueamiento en nuestra consulta, pero también puede hacerlo por sí mismo en casa. Puede parecer extraño, pero nosotros preferimos el blanqueamiento en casa. En la mayoría de los casos, es un tratamiento más controlado y menos agresivo, y el resultado final con ambos métodos es el mismo. Si con el tiempo, sus dientes vuelven a oscurecerse, podrá volver a realizar fácilmente el método de blanqueamiento dental en casa.

Blanqueamiento dental en casa

En el método de blanqueamiento dental en casa, primero realizamos un molde de sus dientes. Sobre esta base, el técnico dental realiza una espátula de plástico transparente, en la que se coloca el gel blanqueador. Le entregamos la espátula con el correspondiente gel blanqueador e instrucciones claras para llevarse a casa.

Blanqueamiento interno sobre dientes no vitales

Tras un tratamiento del conducto radicular, el producto de obturación del conducto puede deslizarse hacia arriba. Por ello, el diente adquiere una apariencia más oscura. Podemos inyectar gel blanqueador durante un determinado período de tiempo (por ejemplo, una semana). Esto hace que el diente vuelva a tener un color más claro. A veces es necesario renovar el gel blanqueador y repetir el proceso hasta alcanzar el resultado deseado. Tras la eliminación del gel blanqueador, se vuelve a colocar de nuevo la obturación permanente.